Una nueva hipótesis sobre la progresión hacia la atrofia geográfica

DMAE atrofica 2 (RGB)

En el estudio Drusen ooze: A novel Hypothesis in Geographic Atrophy, recientemente publicado en la revista científica Ophthalmology Retina, el Dr. Jordi Monés, MD PhD, Director del Institut de la Màcula y Director Médico de la Barcelona Macula Foundation, junto con Míriam Garcia, MSc, el Dr. Marc Biarnés, PhD, el Dr. Aparna Lakkaraju, PhD, y la Dra. Lucía Ferraro, MD, describen nuevos hallazgos relacionados con las drusas y proponen un mecanismo de progresión hacia la atrofia geográfica (AG) en pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Se han descrito nuevos hallazgos relacionados con las drusas en pacientes con DMAE

La DMAE es la principal causa de pérdida irreversible de visión en los países desarrollados. Es una enfermedad inflamatoria, crónica y progresiva que da lugar a la pérdida de visión central debido a la degeneración de la mácula (la región central de la retina).

La AG está asociada con la pérdida de agudeza visual debido a la pérdida del epitelio pigmentario de la retina (EPR) y los fotorreceptores, y es una consecuencia del progreso de la DMAE. Mediante el uso de técnicas de imagen como la tomografía de coherencia óptica (OCT), se pretende conocer mejor los acontecimientos más iniciales del proceso de la atrofia para entender mejor sus mecanismos y así estar en mejor posición para buscar la manera de frenar o evitar la progresión de la atrofia. En la génesis y el proceso de la atrofia aún hay muchos mecanismos o procesos no comprendidos.

 

La atrofia geográfica progresa con una media de 1.5 a 2.6 mm2/año.

La atrofia geográfica progresa con una media de 1.5 a 2.6 mm2/año.

Una nueva hipótesis explicaría la cascada de eventos que se producen en la progresión 
de la DMAE hacia la AG

En el estudio se han analizado 48 ojos de 33 pacientes con drusas blandas (depósitos extracelulares localizados bajo la retina, compuestos por lípidos, proteínas y otros elementos que se acumulan aumentando el riesgo de padecer las formas más avanzadas de DMAE). Las drusas se han analizado mediante OCT y otras técnicas de imagen de la retina para caracterizar la asociación entre el colapso de las mismas y la AG durante un período de seguimiento de al menos 18 meses.

De los 48 ojos estudiados, 19 presentaron al menos una drusa colapsada en este período (39.6%) y se analizaron las siguientes características: zonas de EPR hiper-reflectivo, es decir, EPR localizado sobre las drusas con incremento de reflectividad; uno o más puntos hiper-reflectivos (HRD), que son zonas de EPR hiper-reflectivo pero de manera discontinua; y puntos iso-reflectivos o drusen ooze en la capa de fotorreceptores que presentan una reflectividad mayor que la de los fotorreceptores, pero menor que la del EPR hiper-reflectivo adyacente.

El estudio contribuirá al aumento del conocimiento de los mecanismos involucrados en la AG

Se realizó un análisis donde se observó que el 66% de las drusas que mostraban puntos iso-reflectivos desarrollaron características de atrofia durante los siguientes dos años comparado con el 4.9% de las drusas que no presentaban ni puntos iso-reflectivos ni HRD. Por tanto, la presencia de los drusen ooze parecen preceder el colapso de las drusas y por lo tanto podrían tener un papel crucial en la cascada de eventos que llevan al colapso de drusas y al desarrollo de la AG en un corto periodo de tiempo. La aparición de los HRD junto a los drusen ooze representan el punto de no retorno en el desarrollo de la AG.

Los autores plantean la hipótesis de que las drusen ooze podrían
 activar la superficie apical del EPR sobrepasando su capacidad 
de mantenimiento del entorno de los fotorreceptores, lo que 
conduciría a la muerte del EPR, probablemente a través de la
 piroptosis y la necroptosis (mecanismos de muerte celular mediados
 por la inflamación en la degeneración del EPR en el contexto de la AG). Esto estaría seguido de la liberación incontrolada continua del material intracelular, que activaría aún más las células del EPR vecinas, propagaría la muerte celular y promovería la progresión GA como un ciclo vicioso de célula a célula.

Imagen A: imagen de la retina en infrarrojo y a su lado una sección OCT en la que se ven unas drusas (en mayor detalle, imagen B). Imagen B: una drusa que muestra salida de material a las otras capas de la retina (drusen ooze). Imagen C: Retinografía de un paciente con numerosas drusas, hiperpigmentaciones e hipopigmentaciones. La echa indica la drusa que hemos visto en la imagen OCT anterior.

Imagen A: imagen de la retina en infrarrojo y a su lado una sección OCT en la que se ven unas drusas (en mayor detalle, imagen B). Imagen B: una drusa que muestra salida de material a las otras capas de la retina (drusen ooze). Imagen C: Retinografía de un paciente con numerosas drusas, hiperpigmentaciones e hipopigmentaciones. La flecha indica la drusa que hemos visto en la imagen OCT anterior.

El punto fuerte del estudio ha sido la observación detallada, precisa, dinámica y de alta resolución de las características de las drusas y de la progresión hacia la AG, llevada a cabo mediante SD-OCT. Estos hallazgos pueden contribuir indirectamente al aumento del conocimiento sobre mecanismos celulares involucrados en la AG y fomentar el uso del SD-OCT para complementar la histología y para esclarecer las vías celulares en las enfermedades de la retina.

Identificación mediante SD-OCT de una drusa que comienza el proceso de atrofia. A) Se observa una drusa sin irregularidades, pero con hiper-reflectividad en el RPE superpuesto. B) El RPE muestra irregularidades y puntos hiper-re ectivos por encima de él. C) El daño en el RPE es más evidente con la presencia de puntos iso-reflectivos — el drusen ooze.

Identificación mediante SD-OCT de una drusa que comienza el proceso de atrofia. A) Se observa una drusa sin irregularidades, pero con hiper-reflectividad en el RPE superpuesto. B) El RPE muestra irregularidades y puntos hiper-reflectivos por encima de él. C) El daño en el RPE es más evidente con la presencia de puntos iso-reflectivos — el drusen ooze.

 

La investigación es la única solución de futuro para luchar contra la ceguera

Sólo con tu ayuda lo podremos hacer posible. ¡Ayúdanos a ayudarte! 

Colabora