Ir a la navegación principal Ir al contenido principal Ir al pie de página

La BMF, miembro del Consorcio internacional EYE-RISK, identifica subgrupos en la Degeneración Macular Asociada a la Edad atrófica

eye-risk_editora_2_113_1

La Barcelona Macula Foundation es una de las 12 entidades internacionales que forman parte del Proyecto Europeo Exploring the combined role of genetic and non-genetic factors for developing AMD: A systems level analysis of disease subgroups, risk factors, and pathways (EYE-RISK).

Este proyecto de ámbito europeo lleva a cabo la investigación sobre las causas iniciales de la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) para poder conocer no sólo sus orígenes, sino también los diferentes factores de riesgo genético y no genético que causan esta patología. El proyecto se enmarca en el Programa Horizon 2020, un marco de trabajo estratégico para tareas de investigación y desarrollo (I+D) de la Comisión Europea.

Actualmente, la Unión Europea cuenta con 91 millones de personas de más de 65 años, y este número se prevé en aumento hasta los 127 millones en el 2020. La DMAE es la primera enfermedad ocular que produce ceguera, y el crecimiento del número de afectados nos lleva a plantear escenarios más graves, dado el aumento de la esperanza de vida. Actualmente se estima que, a nivel mundial, hasta 196 millones de personas podrán sufrir DMAE en 2020, y que los afectados podrían aumentar hasta los 288 millones en 2040.

La prevalencia de la fase avanzada de la DMAE aumenta con la edad y es de entre un 1,5% y un 3,5% en las poblaciones europeas mayores de 65 años o, lo que es lo mismo, hasta los 18 millones de personas. En lo que respecta a la forma no tratable aún de la DMAE, la atrofia geográfica (AG) puede afectar a más del 20% de los individuos de 85 años de edad. La DMAE es, pues, hoy por hoy, una de las principales causas de discapacidad visual. Y es la que más ha crecido en los últimos 20 años en el mundo occidental.

El proyecto EYE-RISK utiliza datos epidemiológicos que describen el fenotipo clínico, la genética molecular, el estilo de vida, la nutrición y la imagen de la retina en profundidad y los biobancos para proporcionar 3 ideas principales y necesarias para la prevención y el tratamiento de larga duración de la DMAE:

1. Desarrollo de algoritmos robustos que utilizan factores de riesgo genéticos y no genéticos para identificar los riesgos personalizados de desarrollar DMAE húmeda y seca avanzada.

2. Identificación de nuevos biomarcadores para una mayor calificación de los riesgos de sufrir la enfermedad.

Estos dos primeros puntos se usarán para elaborar recomendaciones médicas preventivas para los subgrupos de alto riesgo de pacientes con DMAE.

3. Identificación de los conductores o vías biológicas moleculares pertinentes para el inicio y la progresión de la DMAE avanzada y que se utilizan para identificar y validar las nuevas dianas terapéuticas.

La BMF está involucrada en la mayoría de los grupos de trabajo que se definieron en el inicio de este proyecto europeo y, más específicamente, lidera la búsqueda de subgrupos de pacientes con AG (los llamados fenotipos). Éstos permiten, entre otros aspectos, diferenciar los progresores rápidos de los lentos y, por tanto, identificar los pacientes que pueden beneficiarse más de su inclusión en nuevos ensayos clínicos, que están en curso en todo el mundo.

El Director Médico de la Barcelona Macula Foundation, Dr. Jordi Monés, considera que «el proyecto EYE-RISK tiene unos objetivos ambiciosos y los pacientes, por primera vez, podrán beneficiarse de las pruebas genéticas y obtener recomendaciones personalizadas. El impacto social del proyecto es muy importante, ya que esta enfermedad tiene una prevalencia enorme y una mejora en este ámbito será un gran avance».

El proyecto internacional EYE-RISK también cuenta con los trabajos de investigación del Dr. Marc Biarnés, Doctor en Biomedicina y Coordinador de Ensayos Clínicos y Epidemiología Clínica de la BMF. Los datos del estudio clúster llevado a cabo han permitido determinar si, a partir de las características del fondo de ojo según diferentes técnicas de imagen, los pacientes con AG pueden ser clasificados en subgrupos (los llamados fenotipos) con tasas de crecimiento diversas, un hecho que sería de gran utilidad clínica.

Después de una cuidadosa selección de pacientes incluidos en un estudio longitudinal con seguimiento, se realizaron diferentes pruebas de imagen (retinografía, autofluorescencia, tomografía de coherencia óptica, etc.) para poder caracterizar las siguientes alteraciones del fondo del ojo: la presencia masiva de drusas blandas, presencia de drusas reticulares, atrofia foveal, autofluorescencia (AF) elevada, color grisáceo de la atrofia en la AF y también el espesor coroidal subfoveal.

Las tareas de análisis se dividieron en dos partes. La primera usó el análisis del clúster (una técnica estadística que permite la asignación de los diferentes pacientes a grupos según su similitud) para la formación de grupos. En una segunda parte se valoró si había diferencias en las características del fondo del ojo entre los diferentes grupos generados a partir del análisis previo.

De los 211 pacientes estudiados, finalmente se incluyó un ojo de 79 pacientes que cumplían los criterios de elegibilidad para el estudio. El análisis clúster sugirió un número óptimo de 4 grupos que mostró diferencias en las tasas de crecimiento (0.85, 2.06, 2.34 y 3.93 mm2/año; p=0.0001, según el test de Kruskal-Wallis), así como en cada una de las características de imagen evaluadas (p≤0.003).
Como conclusión cabe destacar que se identificaron 4 fenotipos en la AG con crecimientos diferentes entre los grupos. Esto permite, pues, ofrecer un pronóstico individualizado, mucho más preciso y, a la vez, de nir también mejor los criterios para elegir la inclusión de los pacientes en los ensayos clínicos. Por otra parte, las diferencias encontradas entre grupos podrían sugerir diferentes mecanismos mediante los cuales se desarrolla la enfermedad, como el estrés oxidativo o problemas vasculares.

El proyecto EYE-RISK cuenta con la presencia activa del equipo de investigación de la Barcelona Macula Foundation y de otros 11 partners mundiales: la Eberhard Karls Universität de Tübingen (Alemania), el Erasmus Universitair Medisch Centrum de Róterdam (Holanda), la Fundació Centre de Regulació Genòmica (Cataluña), la Stichting Katholieke Universiteit de Nijmegen (Holanda), la Université de Bordeaux (Francia), el University College London (Reino Unido), la PRO RETINA Deutschland de Aachen (Alemania), AYOXXA Biosystems GmbH de Colonia (Alemania), la F. Hoffmann-La Roche AG de Basilea (Suiza), la Moorfields Eye Hospital NHS Foundation Trust de Londres (Reino Unido) y la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud de Sevilla (España).

EYE-RISK ha recibido financiación del programa Horizon 2020 de la Unión Europea bajo el Grant Agreement no. 634479.

La investigación es la única solución de futuro para luchar contra la ceguera

Sólo con tu ayuda lo podremos hacer posible. ¡Ayúdanos a ayudarte! 

Colabora