Ir a la navegación principal Ir al contenido principal Ir al pie de página

La enfermedad de Stargardt: cuáles son las investigaciones que se están realizando

Todavía no existe tratamiento alguno para la enfermedad de Stargardt, patología que afecta mayormente a jóvenes. A pesar de ello, la investigación que se está llevando a cabo es muy intensa y esperanzadora

La enfermedad de Stargardt es una distrofia macular que afecta habitualmente a adolescentes y adultos jóvenes. Esta patología se presenta en una de cada de 10.000 personas, es hereditaria de forma autosómica recesiva debida a la mutación del gen ABCA4 y, por lo general, produce una disminución de agudeza visual progresiva.

Actualmente, no existe ningún tratamiento para esta enfermedad, pero la investigación en este campo continúa estando muy activa. Existen centros en Europa y Estados Unidos que están participando en diferentes ensayos clínicos con el fin de encontrar una terapia efectiva para los pacientes afectados de Stargardt. Estas investigaciones incluyen tanto un acercamiento farmacológico como terapias génicas y con células madre.

Los principales tratamientos farmacológicos se dividen en dos grandes grupos:

Los moduladores del ciclo visual:

El ciclo visual es el proceso por el cual se recicla en el ojo la vitamina A, una vitamina esencial para el proceso visual. Los pacientes con mutación del gen ABCA4 sufren una alteración en este ciclo, haciendo que los subproductos o dímeros de la vitamina A se acumulen de forma tóxica en el epitelio pigmentario de la retina (EPR), generando atrofia del mismo y la muerte de las células fotorreceptoras. Por ello, se ha diseñado un agente modulador del ciclo visual (Emixustat), actualmente en fase de ensayo (NCT03772665, estudio multicéntrico de fase III) cuya función principal sería la ralentización de la pérdida de visión, así como la preservación de la retina.

Los inhibidores del complemento:

Se cree que el factor complemento C5 está implicado en el desarrollo de la enfermedad de Stargardt. Con la finalidad de poder inhibir este complemento, el cual juega un papel importante en la disfunción del epitelio pigmentario de la retina (EPR) y la degeneración de los fotorreceptores, se ha diseñado el Avancincaptad Pegol (Zimura). El Institut de la Màcula, en estrecha colaboración con la Barcelona Macula Foundation, es el único centro en España que está participando en el ensayo clínico que pretende probar la eficacia y seguridad de Zimura (OPH2005, estudio multicéntrico de fase 2b) para pacientes con Stargardt.

La terapia génica se basa en la reparación o en el reemplazo de la mutación del gen ABCA4. Los diferentes ensayos clínicos que se están realizando utilizan un virus de la familia lentivirus como vector para administrar el gen ABCA4 corregido en las células de interés.

Existe un ensayo clínico en activo con centros en Estados Unidos y Francia que evalúa la seguridad y eficacia de esta terapia con un seguimiento de 48 semanas (SAR422459, previamente conocido como StarGen). Un subestudio de éste evaluará, en una selección de pacientes, la seguridad y tolerabilidad del tratamiento a lo largo de 15 años.

Las células madre humanas, son células inmaduras que pueden generar distintos tipos de células con funciones especializadas en el cuerpo humano, incluidos los fotorreceptores que se ven afectados en los pacientes con Stargardt. Las investigaciones que se han llevado a cabo en esta área se han basado en la prueba de células madre embrionarias humanas en el epitelio pigmentario de la retina. Dos estudios prospectivos fase I/II en Estados Unidos refirieron buena seguridad y tolerabilidad de esta terapia en 9 pacientes con Stargardt.

La creación de una base de datos nacional de personas que tengan enfermedades relacionadas con la mutación del gen ABCA4 es una necesidad no sólo para la investigación, sino también para los afectados. En consecuencia, es altamente recomendable que todas las personas afectadas confirmen con laboratorios la mutación del gen ABCA4. A partir de su inscripción en esta base de datos las personas registradas se podrían incluir en futuros ensayos clínicos, muchos de los cuales se prevé que comiencen en los próximos años. De esta forma no sólo tendrían la oportunidad de acceder a un tratamiento innovador, sino también colaboraría en el avance médico.

REFERENCIAS

Autora: Clara Abadias, miembro del equipo de investigación de la BMF.

La investigación es la única solución de futuro para luchar contra la ceguera

Sólo con tu ayuda lo podremos hacer posible. ¡Ayúdanos a ayudarte! 

Colabora